Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Política de cookies ×

Organización ética, organización transparente

Christian Felber dice en su "Economía del Bien Común" que "a través de la transparencia se genera confianza". Y no le falta razón: cualquiera puede decir que su forma de trabajar es ética y solidaria, pero la forma de generar confianza es demostrarlo con datos y hechos concretos. Etikalia está todavía muy en pañales en cuanto a la medición del impacto social. Disponemos de un panel de indicadores de gestión y nuestra reciente entrada en REAS nos ayudará a medirnos gracias a la auditoría social. Con el tiempo (espero que no mucho) acabaremos evaluándonos a través de la matriz del bien común. Pero el no tener una sistemática de evaluación de resultados en lo social y, sobre todo, de compartir públicamente lo que hacemos y conseguimos, no es excusa para no empezar a hacer pequeños ejercicios de transparencia. Y aquí va el primero.

Si con algo creemos que debemos que ser exquisitos en la gestión y en la transparencia es con los fondos públicos, con vuestro dinero. Somos una empresa privada, pero como muchas otras empresas solicitamos ayudas públicas y a veces hasta nos las conceden. Es ahí donde creemos que debemos informar de los importes de las ayudas, en qué lo vamos a invertir y, finalmente, los resultados obtenidos.

De las varias ayudas que solicitamos en 2014, finalmente nos fue concedida una de ellas, la del programa de emprendimiento e innovación social de la Diputación Foral de Bizkaia (desarrollo de proyectos sociales innovadores). En nuestra solicitud pedíamos 55.094,33€ para afrontar gastos de salarios, varios viajes y la realización de un informe destinado a buscar fórmulas alternativas para poner viviendas en el mercado evitando posteriormente que se utilizaran para especular. De esa cantidad la DFB consideró como base subvencionable 22.678€ y finalmente la cantidad concedida al proyecto es de 18.142€.

Estamos pidiendo ya ofertas para ese trabajo de investigación/consultoría. La idea es empezar con una fase de creatividad para generar ideas innovadoras y, a partir de ahí, pasar a una segunda fase más jurídica, donde se de forma legal a la solución propuesta.