Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Política de cookies ×

Como elegir inmobiliaria para vender tu piso

Como elegir inmobiliaria para vender tu piso

CÓMO ELEGIR INMOBILIARIA PARA VENDER TU PISO

Si hace unos días te dábamos algunos consejos para vender tu piso sin inmobiliaria hoy te vamos a hablar de cómo elegir una inmobiliaria para vender tu casa.

Entre la opción de vender tu casa directamente entre particulares o contar con profesionales para que te gestionen la venta, lógicamente estamos convencidos de que la segunda opción, contratar a un profesional, te va a dar mejor resultado. La duda te surgirá a la hora de elegir con qué inmobiliaria trabajar y de qué forma hacerlo.

 

1.- Calidad del servicio y precio

Cuando vas a comprar algo de un cierto valor (un ordenador, una cámara fotográfica, un coche…) vas a tener en cuenta la calidad de lo que compras y su precio. A la hora de elegir inmobiliaria funciona igual: tienes que buscar el mejor servicio al mejor precio.

De entrada, yo rechazaría pagar por nada. Hay agencias online (las llamadas proptech) que cobran independientemente aunque el piso no se venda. También rechazaría pagar importes elevados por poner un anuncio en portales inmobiliarios (sin destacar), fotos torcidas y mal iluminadas… Es decir, no tiene sentido pagar comisiones de 5.000, 10.000 o 20.000 euros por un trabajo poco profesional que va a dificultar la venta de tu piso. En este sentido Etikalia ha optado por una fórmula que nos permite dar el mejor servicio al mejor precio y vender tu piso sin exclusivas y sin comisiones.

 

2.- ¿Con exclusiva o sin exclusiva?

Depende. Si el servicio que te van a dar con exclusiva es el mismo que sin ella, no tiene sentido dar la exclusiva. Si una inmobiliaria te pide exclusiva pregúntales qué van a hacer para que tu piso sea más visible y atractivo que los pisos que van a competir con el tuyo por “enamorar” a un comprador.

Nuestro consejo es que una empresa seria que tenga una exclusiva se va a comprometer más que si no la tiene. Busca ese compromiso pero asegurate tambiénd e que es real.

 

3.- Máxima visibilidad para tu vivienda

Antes de que aparecieran los portales inmobiliarios tenía sentido poner en venta un inmueble en varias agencias porque los compradores iban de oficina en oficina buscando el inmueble que les interesaba.

Los portales inmobiliarios han cambiado el proceso de compra y es ahí donde se dirigen los posibles compradores, no a las oficinas de las agencias. Nuestra experiencia nos dice que es mejor tener un anuncio muy bien posicionado en los portales inmobiliarios que varios anuncios (de distintas agencias) perdidos más allá de la página 3 del portal inmobiliario. Busca una agencia inmobiliaria que invierta más en tus anuncios, publicando en el mayor número de portales inmobiliarios (desde luego en los 4 principales) y pregunta qué van a hacer para que tu piso aparezca en las primeras posiciones.

 

4.- Foto profesional, por supuesto. Y mucho mejor con vídeo, infografías...

No es lo mismo publicar anuncios con fotos mal hechas, torcidas, mal iluminadas…, que publicar buenas fotografías hechas por un profesional. El anuncio que se publique no solo debe ser muy visible sino atractivo. Las fotografías profesionales ayundan a atraer más visitas a los anuncios. Los vídeos, planos, infografías 3D e incluso reformas y decoraciones virtuales también son útiles. Incluso las visitas virtuales pueden ayudar a hacer una venta o un alquiler a personas que inicialmente no pueden desplazarse a ver la vivienda. Todo eso te lo debe hacer la agencia inmobiliarias.

 

5.- ¿Con comisión o sin comisión?

Pues lo que te salga más rentable (y te de el mejor servicio). Etikalia funciona (de momento) con las dos opciones. Damos un servicio premium de venta de viviendas sin comisión que incluye foto profesional, anuncios destacados…. Al hablar de que no cobramos comisiones no significa que lo hagamos gratis, sino que cobramos un fijo, que va a ser siempre inferior o igual a la comisión que te cobraríamos. Las agencias online suelen trabajar también en esa línea de cobrar una cantidad fija. Pero, ojo, asegurate de que te van a dar un servicio “premium”. El problema de las agencias online es que los comerciales suelen ser autónomos y el “cariño” con el que va a gestionar tu inmueble no va a ser el mismo que personal estable de plantilla.

 

6- Comerciales contratados en plantilla y equipo multidisciplinar integrado.

El 90% del trabajo de venta de tu piso lo va a hacer un agente inmobiliario o comercial. Así que es importante que esa persona forme parte de la plantilla, con contrato laboral y nómina, de la agencia inmobiliaria. Por lo general las inmobiliarias se quejan de que la rotación de sus comerciales es muy alta. El mercado laboral no está como para tirar cohetes y dejar un trabajo. Así que si la rotación es alta es porque los comerciales no están contentos con las condiciones laborales y eso repercute en la calidad de su trabajo. En muchas inmobiliarias es frecuente que los comerciales sean autónomos (incluso falsos autónomos). Rechaza siempre inmobiliarias que trabajen con comerciales autónomos (y sobre todo, si son falsos autónomos, donde la empresa está incurriendo en un fraude laboral). Es preferible que contrates una pequeña inmobiliaria que tenga una plantilla estable de 2 o 3 comerciales que una inmobiliaria grande donde la mayoría de los comerciales son autónomos. Un agente con contrato estable y satisfecho con su empresa trabajará mejor que uno al que su empresa tiene “contratado” en fraude de ley.

Aparte, debe haber un equipo multidisciplinar de abogados, arquitectos, decoradores, expertos en marketing, etc., que deberán aportar también su granito de arena en el proceso de venta de tu inmueble. Estos profesionales no tienen por qué tener 100% de dedicación a una agencia en concreto, pero si deben estar integrados de alguna forma en el proceso de trabajo de la agencia.

 

7.- No elijas a la inmobiliaria que “tase” más alto tu piso

Una práctica que hemos encontrado con más frecuencia de la que nos gustaría es que el vendedor elige a aquella inmobiliaria que le ha “tasado” más alto la vivienda. Es una práctica totalmente opuesta a la ética porque es una forma de engañar al cliente, captarlo inicialmente para luego proponerle que baje el precio cuando se vea que ese no era el precio real de venta. Si una inmobiliaria te ofrece valorar el piso (muchas lo ofrecen de forma gratuita) pide que te presenten un informe detallado y serio de esa valoración, con referencias de mercado, información sobre la zona, etc.

 

Sabemos que a veces venís con una expectativas que no se cumplen cuando os presentamos la valoración. Confía en quien te dice la verdad (aunque no te resulte atractiva) y no en quien te dice lo que quieres oir (y resulta que es falso).

 

8.- Mira la presencia de la inmobiliaria en internet.

Una inmobiliaria que tenga una web sin actualizar y no tenga presencia en redes sociales es que no está cuidando su propia imagen. Descartala

 

9.- Prueba a proponerles que no te cobren el IVA o a cobrar en dinero negro

Si aceptan la propuesta de no cobrar el IVA, no hacer factura o incluso a que parte del importe de la venta se cobre en dinero negro, directamente mándales a freir espárragos. Nosotros hemos rechazado clientes que nos proponían ese tipo de prácticas. Quédate con aquella inmobiliaria que valore la honestidad por encima del dinero sucio o fraudulento.

 

10.- Mira más allá de códigos éticos y responsabilidad social

Etikalia, como inmobiliaria ética, tiene una serie de prácticas que debe cumplir para poder calificarse como tal. Una de ellas es que no reparte dividendos entre sus propietarios (a ver qué inmobiliaria hace eso), y ello está indicado en los estatutos. Otra es que todos los años mide el impacto social y ambiental a través de la auditoría social y periódicamente hace también otras mediciones, como el balance del bien común. Desde que abrimos hemos visto que algunas inmobiliarias usan también la coletilla de “inmobiliaria ética” para atraer cierto tipo de clientes. Si te encuentras con una de ellas, pídeles los estatutos donde se haga referencia a la ética o las mediciones de impacto social y ambiental. No te fíes de propuestas de RSC (responsabilidad social corporativa) que suelen funcionar como un mero maquillaje en empresas incluso conocidas por sus prácticas fraudulentas y corruptas.

 

Photo by Isr4el  on Reshot