Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Política de cookies ×

Alquiler en Bilbao: las familias con menos recursos pagan rentas más altas en proporción a sus ingresos.

Como dijimos en un artículo anterior hace unas semanas el Gobierno Vasco publicó su estadística de precios de alquiler, realizada a partir de los datos de los depósitos de fianzas. En aquel artículo hacíamos una aproximación básica a los datos y ahora queremos profundizar más intentando responder a una pregunta: ¿la carestía del alquiler es igual para todos?

Para ello hemos cruzado dos datos diferenciados por barrios en Bilbao: la renta media de alquiler y los ingresos medios familiares. El primer dato es de 2018 y el segundo no está tan actualizado: es de 2016 así que le hemos aplicado el ipc para hacer una estimación a 2018. Ambos datos han sido publicados por el Gobierno Vasco.

Y lo que vemos en esa comparación son dos cosas.

Primero. Hay una correlación positiva perfecta (y totalmente previsible) entre ingresos familiares y renta media de alquiler. Es decir, en los barrios con menos ingresos los alquileres son más bajos y viceversa. O dicho de otra forma, según suben los ingresos suben también las rentas. Esto es perfectamente previsible, como decía, y no hace falta grandes estudios para llegar a esta conclusión. Pero al menos nos permite validar los datos en la medida en que reflejan un resultado esperado.

ingresos familiares vs renta alquiler

Segundo. Si la comparación la hacemos con el esfuerzo que dedican las familias a pagar el alquiler en lugar de con los ingresos totales, la cosa cambia y el gráfico muestra un vuelco absoluto como se ve en la línea de tendencia. Porque resulta que son los barrios con menos recursos familiares los que hacen un mayor esfuerzo para pagar el alquiler. Es decir, estos barrios con familias que pueden tener más dificultades son las que dedican un mayor porcentaje de sus ingresos a pagar el alquiler.

Por lo tanto el precio de los alquileres (y su subida) no afecta por igual a todas las familias, sino que a las que van más justas de recursos es a las que más se está poniendo contra las cuerdas.

 

 

Esto es importante a la hora de diseñar políticas de fomento del alquiler. Se está hablando de limitar las rentas de alquiler en zonas tensionadas (como se está haciendo en otras ciudades, como Berlín). Pues, bien, lo que demuestran estos datos es que las zonas tensionadas no tiene por qué ser las de rentas más altas, sino que en el caso de Bilbao se demuestra que son precisamente los barrios con familias con menor poder adquisitivo y, consecuentemente, con alquileres menos caros.

Y terminamos con un “disclaimer”: estos datos no reflejan el esfuerzo real de las familias para el pago del alquiler porque el dato de ingresos es el dato medio del barrio, incluyendo tanto familias que viven en alquiler como en una vivienda propia. Hay que tener en cuenta que en un porcentaje muy alto las familias que viven de alquiler lo hacen porque no pueden acceder a una hipoteca, tienen ingresos inferiores, están en situación laboral precaria, etc.