¿Qué hacemos para reducir el cambio climático? #COP25

cambio climático

Índice del artículo

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Estos días se celebra en Madrid la Cumbre Mundial del Clima, con el lema “Es tiempo de actuar” (Time for Action). Curiosamente se celebra en Madrid, donde el nuevo gobierno municipal quiere desmantelar la iniciativa que mejor impacto a tenido en reducir la contaminación de la capital (Madrid Central) y con el patrocinio de algunas de las empresas más contaminantes de este país.

Pero bueno, paradojas aparte, es buen momento para recordar la filosofía de Etikalia, basada en la triple cuenta de resultados. Es decir, en la valoración no solo de los resultados económicos, sino también de los sociales y del impacto ambiental. En uno de los primeros artículos que publicamos en esta web explicábamos en qué consiste el concepto de la triple cuenta de resultados.

Así que, si, el clima es un objetivo importante en nuestras acciones y en la toma de decisiones en Etikalia. Nuestra acción contra el cambio climático tiene dos caminos:

  1. a través de un servicio innovador entre cuyos objetivos está el climático y
  2. a través de nuestra forma de trabajar (transporte, reciclaje, uso de recursos naturales, energía…)

El servicio al que nos referimos es el de gestión de alquiler, orientado a movilizar viviendas vacías. En otras ocasiones hemos explicado que una vivienda vacía tiene un triple impacto negativo, lo que incluye un impacto en el clima:

  • obliga a construir vivienda nueva, en lugar de reutilizar los recursos ya disponibles
  • la construcción tiene impacto negativo por consumo muy elevado de energía, agua, áridos y suelo
  • el transporte utilizado también para transportar los materiales de construcción tiene impacto negativo.

Para más información podéis visitar el vídeo de la charla que dimos en 2018 en el TEDx Vitoria-Gasteiz, donde hablamos del triple resultado de las viviendas vacías.

Aparte de este servicio, en nuestra forma de trabajar también tenemos directrices que contribuyen a frenar el cambio climático:

  • uso del transporte público en los desplazamientos a los inmuebles. Solo excepcionalmente se usa el coche privado cuando no es posible o no es eficaz desplazarse en transporte público.
  • Hace algo más de un año adquirimos un patinete eléctrico para usar en los desplazamientos en Bilbao.
  • Contratamos energía 100% renovable para todas las viviendas que gestionamos en alquiler
  • No usamos vasos ni tazas de plástico en la oficina
  • Reciclamos el papel y el cartón que generamos
  • En la medida de lo posible tratamos de reducir el uso de papel a lo imprescindible (documentos que requieren firmas). Hace unos 3 años implantamos la firma certificada para la mayoría de los documentos, lo que nos permite que las firmas se hagan en documentos digitales en lugar de en documentos impresos. Cuando no quede más remedio que imprimir en papel, por ejemplo, los contratos, imprimimos a doble cara. No usamos fax.
  • Tenemos un proyecto para que en 2020 los partes de visita se puedan firmar también electrónicamente en la tablet o el móvil sin necesidad de usar papel.
  • Usamos herramientas electrónicas certificadas para las comunicaciones fehacientes, evitando así el uso de papel y transporte (envío).
  • Reutilizamos el papel impreso por una cara que no va al archivo o a la destructora (van a la destructora todos los papeles que contienen datos personales, por ejemplo la documentación de ingresos que aportan los inquilinos).
  • No hacemos fotocopias. Si hay que copiar algún documento se escanea y se archiva en formato digital, nunca en papel.
  • En reuniones a larga distancia preferimos hacer videoconferencia para evitar desplazamientos

Y seguro que se nos olvidan muchas más cosas que hacemos y que tenemos tan asumidas que consideramos como cosas normales. Aún así, el problema del cambio climático es lo suficientemente serio como para no conformarse con lo que ya hacemos y buscar permanentemente en qué podemos seguir mejorando.

Índice del artículo